Chiang Mai, el norte de Tailandia

Después de 4 días en Bangkok, ya teníamos ganas de irnos hacia el norte, la montaña y la jungla, elegimos ir a Chiang Mai en tren. El viaje duró 17 horas, pero no se nos hizo largo, en parte porque viajábamos en un cómodo tren cama, en el que dormimos algo más de 8 horas. Fue más llevadero de lo que hubiéramos imaginado, la única pega; el aire acondicionado, tuvimos que dormir con el polar y los calcetines, de lana de oveja merina, puestos, y eso que esa noche hacía algo más de 28 grados…..   El tren es una gran experiencia, es muy bonito viajar y sentir el traqueteo de los raíles, ver el paisaje lleno de vegetación, de un verde tan intenso que parece  una foto editada con Instagram.

Chiang Mai, es la segunda ciudad más importante de Tailandia, está a unos 700  km al norte de Bangkok, y sientes que la jungla está muy cerca. La ciudad es muy curiosa, en el centro hay un canal cuadrado que separa los barrios que han ido creciendo, de la parte que en su día estuvo amurallada para protegerse de los invasores. En el centro puedes encontrar cientos de hostales, tiendas de masajes, mercados, alquileres de moto, oficinas de turismo para contratar  las muchas excursiones que te ofrecen. No debes comprar nada, sin antes regatear. En ocasiones puedes llegar a pagar la mitad del precio inicial. Como ejemplo de los precios, el hostal en el que pasamos 3 noches, nos costaba al día 300 Bahts, unos 7 euros, y no podemos ponerle muchas pegas.

Es relajante pasear por sus desiguales calles y es fácil desorientarse y acabar en el sitio equivocado, pero seguro que será una sorpresa agradable. Aprovechamos los tres días, realizando una actividad cada uno de ellos. El primero fuimos a  ver un combate de thai boxing. Resultó ser una turistada amañada, en la que la casa solo admitía apuestas perdedoras, ya que los combates eran tan desiguales que se veía claro quién iba a ser el vencedor. De los 5 combates que vimos, sólo uno mereció la pena.

El segundo día hicimos una excursión para montar en elefante,  esos animales son enormes !!!. También nos dieron una vuelta por el río en canoa y nos deslizamos por una tirolina, además del lunch incluido, todo ello por unos 17 euros.

El tercer día, nos decidimos a alquilar una moto, fue divertidísimo. Hay muchos lugares a los que puedes ir en moto cerca de Chiang Mai, nosotros elegimos ir a un templo en lo alto de una montaña a 25 km, Doi Suthep. El recorrido es sencillo, prácticamente es una línea recta desde Chiang Mai, eso sí una vez que comienza el monte, el desnivel se hace notar, pero los 49 cc de nuestra escúter, no tuvieron ningún problema en ascender el monte. El templo fue uno de los más bonitos que pudimos contemplar en todo el viaje, y las vistas de la ciudad eran magníficas. Como en todos los templos de Tailandia, era obligado descalzarse para poder entrar, es una muestra de respeto. Al subir nos dimos cuenta de que no habíamos comido, tal vez fue por la emoción de montar en moto, pero eso en Tailandia no es ningún problema. Allí donde van los turistas, siempre hay puestos de comida por unas decenas de Bahts. Ese día recuerdo que comimos pollo frito, bolas de ternera, y varias mazorcas de maíz con mantequilla, delicioso.

En Chiang Mai encontrarás varios mercados, en los que puedes comprar casi de todo, el que más nos gustó fue el mercado nocturno. Es un bazar con miles de tiendas y puestos en la calle, el ambiente que se respiraba era muy tranquilo y la variedad de colores de las prendas tailandesas, hacía que nuestros ojos mirasen de un lado a otro buscando objetos nunca visitos antes.  Pero como buenos viajeros, apenas compramos nada que no fuese necesario, el peso de la mochila se nota cada día que pasa y cuando vas a comprar algo ves el peso antes que el precio.

Nos fuimos de la ciudad muy apenados por no poder estar más días, es algo que siempre pasa cuando un lugar te encanta, desearías que el tiempo se parase allí unas semanas. Por suerte pudimos pasar un cuarto día en Chiang Mai al regreso de Happy Healing Home ( esta es la siguiente etapa del viaje), y nos encantó, además ese día había un mercado especial en el que pasamos un buen rato acompañados de una joven canadiense de 20 años, que acababa su viaje esa semana. Por la noche tocaría dormir en un autobús con rumbo a Ayutthaya, ese sería el primer bus nocturno que cogeríamos, pero os puedo asegurar que no será el último. Fue muy cómodo, pero de repente…………………….

 

 

Anuncios

Una respuesta a “Chiang Mai, el norte de Tailandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s