Brisbane, y ya estamos en Australia

Dejamos Kuala Lumpur a las 5 de la mañana con pena de no poder dedicarle más tiempo al lugar y a nuestros nuevos amigos. Nos plantamos en el aeropuerto junto con otras miles de personas más… estaba abarrotado. Empecé a preocuparme porque a nuestra llegada a Australia no teníamos hotel, ni moneda local ni nada de nada, y lo peor de todo es que llegábamos al aeropuerto demasiado tarde, a las 10 de la noche y no estábamos seguros si habría transporte público hasta la ciudad. De nuevo seriamos dos patos mareados. Esperando en la cola, pensando en todo esto, entablé conversación con una amable señora. Cuando viajas, es tan fácil… simplemente me preguntó.. Where are you from? La pregunta mágica para todo viajero que quiere conocer gente J Resulta que la señora, profesora de inglés retirada, era de Brisbane y le comentamos que era allí a donde nos teníamos que dirigir a la mañana siguiente y de repente…. La amable señora se ofreció a llevarnos desde el aeropuerto hasta Brisbane, a unos 100 kilómetros y de paso nos dijo un hostal en el que dormir barato.. así de fácil. Ahí es donde empezamos a darnos cuenta de lo que iba a ser Australia. Un lugar lleno de buena gente. (adjunto foto para el recuerdo abajo ).

Al día siguiente nos despertamos en Brisbane y salimos a desayunar. Fue todo un choque el encontrarnos en una ciudad desarrollada (súper desarrollada, para ser exactos) tan diferente de Asía. Para celebrarlo nos fuimos a un Starbucks a tomarnos un cafelate y contemplar la vida de la ciudad en un domingo por la mañana. Volvíamos a ser uno más, volvíamos a ser occidentales. Atrás queda ahora las ropas amplias y coloreadas de asía, los pies desnudos, los templos, los miles de puestos callejeros, los animales sueltos, el calor sofocante, la contaminación de los coches… ya parece que estamos más cerca de casa.

Ese mismo día nos fuimos a casa de nuestros “hosts”. Utilizamos por primera vez la plataforma www.couchsurfing.com . ¿Qué es eso? Pues, para los que no lo sepan, esta web pone en contacto a viajeros que buscan un sitio donde dormir con personas del lugar al que van. Es totalmente gratis, y como el nombre dice, se ofrece un sofá en el que dormir. Realmente, casi todos disponen de una cama pero el espíritu inicial de esta idea es la de ir de sofá en sofá. Actualmente está web está de moda porque puedes alojarte sin pagar un solo euro en cualquier parte del mundo, pero el ahorro de dinero no es lo más importante ni mucho menos. Os imagináis visitar Roma acompañados de un italiano que os muestra los rincones de la ciudad y os lleva a los mejores restaurantes mientras os cuenta cómo vive su día a día o la historia del lugar? Suena bien verdad?? Pues eso es lo que se consigue gracias a esta comunidad. Normalmente los host son viajeros que han usado o tienen pensado usar couchsurfing en sus viajes y les encanta conocer gente de otras zonas e intercambiar conocimientos. En Brisbane conocimos a Mick y Jodí, una estupenda pareja que estuvo dos años viajando por América y que tienen pensado hacer un largo viaje por Europa en el futuro. Nos fueron a recoger a la parada de autobús, nos enseñaron su casa, y tras una larga charla nos prepararon un estupendo rosbif con verduras. Existen ciertas recomendaciones cuando usas esta web. La primera noche los host preparan la cena para ti y la segunda es de agradecer que tú hagas lo mismo. Nosotros nos lanzamos a hacer tortillas de patata como para una boda… Nuestra forma de agradecerles su hospitalidad.

Al día siguiente, día de Nochevieja, nos invitaron a una fiesta con sus amigos y así pudimos pasar una noche diferente rodeados de australianos. No llegamos a las 8 de la mañana a casa (eso solo pasa en España) pero lo pasamos bien. No veáis como se reían cuando nos vieron con nuestra docena de uvas preparadas. Les explicamos que se trataba de una tradición española muy antigua y que daba buena suerte y tres australianos se nos unieron en nuestra peculiar forma de recibir el año nuevo.

El uno de enero, después de levantarnos a las 8 de la mañana, nuestros nuevos amigos se ofrecieron a enseñarnos un parque natural de la costa, Noosa, que está como a una hora y media en coche desde Brisbane. Esto es un ejemplo de lo que ofrece esta idea del Couchsurfing. Ahí nos dimos el primer baño del año a la misma hora que vosotros estabais todavía comiendo las uvas y brindando entre los vuestros. Una pequeña parte dentro de nosotros echó mucho de menos a nuestras familias y amigos, pero hacía muy buen día de playa y eso ayudó mucho.

A los dos nos encantó Brisbane. Se nota que es una ciudad con una alta calidad de vida. Llena de parques, museos, actividades culturales, una playa artificial for free.… Puedes coger un barco gratuito que recorre la ciudad por el río y pasar la tarde en la gran biblioteca con conexión a internet ilimitado (no sabéis lo necesario que es esto!! Este país es tan grande que la conexión a internet es muy mala y carísima).

Ya instalados en Australia, no sabíamos hacia dónde tirar. Los preparativos de nuestro gran viaje se centraron solo en las primeras semanas y no teníamos ni idea de por donde empezar con este país gigantesco. Nuestros hosts nos ofrecieron quedarnos en su casa el tiempo necesario hasta que nos organizáramos y así hicimos.

Con el planing más o menos trazado y después de pasar un último día recorriendo las calles de la ciudad nos despedimos con pena, como siempre, del lugar y de nuestra pareja favorita Mick y Jodí a los que esperamos devolverles el favor cuando hagan su viaje por España el próximo año.

Siguiendo las recomendaciones de nuestros “host” reservamos una excursión de dos días en Fraser Island. Es una isla totalmente de arena. Pasamos dos días en un autobús especial para andar sobre la arena. Toda una experiencia. Visitamos el famoso lago Mckenzie, una playa de 100 kilómetros que se usaba como autopista y otras tantas cosas que veréis en las fotos. Aquí fuimos dos turistas más, junto con otros 30 en un todo incluido. Para variar no está nada mal el despreocuparte de reservar hoteles, buscar comida, lugares que visitar etc…  Lo que más nos gustó fueron los viajes en el súper bus 4×4  con todos esos baches y desniveles viendo el paisaje unas veces de playa y otras de bosque frondoso creciendo sorprendentemente sobre toneladas de arena. Reservamos con la agencia Cool Dingo por 200 € cada uno y quedamos encantados, sobre todo con la guía, toda una profesional que ayudaba a todos los coches que, menos hábiles que ella, quedaban atrapados conduciendo por la arena.

Hay que especificar que Australia cuenta con cientos de preciosas playas pero en muchas de ellas no es posible bañarse. La razón, ni más ni menos que el peligro de tiburones. Si vas a una playa preciosa un día de verano deseándote dar un baño pero no ves a ningún bañista en el agua, ni se te ocurra ser tú el primero. En otras playas, puede que el peligro no sean los tiburones sino las cientos de medusas que, según la época, abarrotan las aguas. Solo puedes darte un baño en lugares preparados para ello. Suelen tener vigilantes y estar delimitadas por banderas, además de redes especiales para que los tiburones no puedan entrar. Incluso, en las playas más famosas, hay helicópteros que rastrean todo el día la zona en busca de posibles tiburones. Dicen que en Australia estás siempre a menos de 10 Km de ser asesinado por un depredador mortal. Son muchas las ocasiones que los locales te dicen, cuidado con los tiburones, o cuidado con las serpientes, o cuidado con las arañas… cómo que cuidado???? Pero que quieres que haga si me encuentro con uno?? Pedirle disculpas? Pues ellos lo ven tan normal…

En el próximo post, os contaremos como nos fue en nuestro siguiente destino, viajando hacia el norte de la preciosa costa Este Australiana.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Cuando estás tan lejos se agradecen muchísimo. Un abrazo de los patos mareados.

Anuncios

2 Respuestas a “Brisbane, y ya estamos en Australia

  1. Qué contraste la free beach en medio de la gran ciudad!Una pregunta:cómo laváis la ropa?Os veo con tantos modelitos distintos que no he podido evitar pensarlo,jajaja.Me imagino que lavanderías o en casa de los hosts, no?Un abrazo muy fuerte de los tres+1, por cierto! Ya sabemos que es niña y se llama Amaya:)

    • Tantos modelitos?? que va!! si tenemos cuatro cosas. Una de nuestras mayores hazanas fue hacer la maleta. Solo nos llevamos unos 10-11 kilos cada uno, una pasada para mi!! Si la ropa se lava sin problemas cada 6 dias mas o menos. en Tailandia es super barato, como 3 euros y en Australia, los hostales estan muy preparados para estas cosas. En casa de nuestros host siempre lavamos la ropa, es algo tan necesario que es lo primero que te ofrecen. Enorabuena por la nena!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s