Llegada a Nueva Zelanda; Wellington y Abel Tasman

Se acabó Australia y comienza Nueva Zelanda. Nuestro destino para los próximos 3 meses. Un nuevo reto. De nuevo el sentimiento de estar perdido en un nuevo lugar. Una montaña más que subir para disfrutar del paisaje después.

No tenemos grandes planes sino que queremos estabilizarnos de alguna forma y por unas semanas en algún lugar bonito y vivir más cerca de la naturaleza. Olvidarnos de los aviones, trenes, autobuses etc… y descansar de la organización diaria y metódica que requiere moverse de un lado para otro constantemente.

Nueva Zelanda supone el centro de esta odisea. En su día se convirtió en la piedra angular y en el principal destino en este periplo. ¿Por qué? Quizás por tratarse de la tierra más lejana a nuestra casa, porque lo vimos como un sueño imposible. También por su belleza casi virgen y siempre sobrecogedora. Un nuevo mundo por descubrir y del que disfrutar sin prisas por una temporada.

Wellington, la capital, fue nuestro primer destino. La casualidad quiso que aterrizáramos en el fin de semana más concurrido de todo el año. Nos encontramos igual que unos turistas buscando un hostal en el día de San Mateo en Logroño… Contactamos con una pareja neozelandesa que conocimos semanas atrás en Australia para quedar con ellos. Nos dijeron lo complicado(y divertido) que iba a ser ese fin de semana y nos ofrecieron su casa sabiendo que sería la única forma de poder quedarnos en Wellington. Nos vinieron a recoger al aeropuerto y pasamos con ellos el fin de semana de LOS SEVEN, un torneo de Rugby 7 que se convierte en la excusa para que todos salgan a la calle disfrazados a beber día y noche.

IMG_3375

 

                                        En el aeropuerto(están locos con el Señor de los Anillos jeje)

Michel y Jules, como perfectos anfitriones nos enseñaron todos los rincones de la ciudad. Nos dieron buenos consejos para nuestro viaje por su país y como no, solo pudimos agradecérselo de una forma…. Cocinando una rica Spanish Omeltte!!

IMG_3426

Michel y Jules eran unos perfectos desconocidos que nos ofrecieron su casa y su compañía cuando de verdad lo necesitamos y por ello les estamos muy agradecidos. Devolveremos el favor a otros viajeros, así es como hemos decidido dar las gracias por las buenas personas que nos estamos encontrando en el camino. A pesar de ser la capital, Wellington, tiene la apariencia de un pueblo grande, pero para ellos es la ciudad!! No muchos quieren vivir en ellas. Los neozelandeses prefieren vivir aislados en una casa con terreno para cultivar, así son ellos y así viviremos nosotros los próximos 3 meses.

Nos pusimos la mochila y cogimos el ferry que une las dos islas para llegar a Takaka, la comunidad hippie donde nos esperaban. Subimos al ferry y pasada una hora de pronto nos quedamos in habla ante lo que vimos. Fue como estar en una película, una sensación de ver algo magnífico, tanto que parece irreal. Nos miramos ilusionados e incrédulos y nos preguntamos: ¿Pero en que país estamos? No puede ser tan bonito!! Dos meses después intento describir esa sensación y aún no soy capaz. Todavía la conservo, la ilusión de descubrir cada día un lugar mágico, de sorprenderme hasta quedar con la boca abierta. Ojala no se me olvide esa sensación nunca. Ahora se que solo fue el preludio de lo que nos esperaba. Muchos de vosotros sabéis, aunque no halláis visitado(todavía) Nueva Zelanda que la naturaleza es increíble, pero lo que puedes ver aquí es mucho más que eso. Con fotos trataremos de compartir lo que vimos. Sin embargo, se quedan muy cortas para todo lo que tuvimos delante de nuestros ojos.

20140208_112724 20140208_115244

Wharariki Beach; Fin de semana

Llevábamos una semana trabajando con los hippies cuando pudimos tener dos días libres para viajar por los alrededores en Golden Bay. Como no teníamos coche comenzamos a desplazarnos como se hace por aquí…. a dedo, forma divertida y súper barata de viajar indispensable para cualquier mochilero. La verdad que estábamos un poco preocupados por si no nos cogía nadie y nos levantamos muy temprano para asegurarnos. Pues bien, en dos horas más o menos ya estábamos en nuestro destino. Todo salió perfecto y por el camino conocimos a varios Kiwis y turistas.  Esto de hacer dedo tiene sus ventajas aunque es muy importante intentar saber con quien te metes en el coche. Ya se que parece complicado con solo unos segundos, cuando le preguntas hacia donde va, pero hay que intentar  establecer algún tipo de conexión con el conductor, ver si parece alguien de fiar, y sino lo es, esperar a otro. Viajando con Oscar no sentí ningún miedo pero si viajas solo hay que ser precavido.

IMG_3621

IMG_3606

En esta pequeña excursión cometimos el primer error. No nos llevamos comida. Comenzamos a darnos cuenta de cómo se viaja aquí. Es un país muy despoblado, apenas 4,5 millones de personas en un terreno más grande que Inglaterra con solo 5 grandes ciudades, dos de ellas más pequeñas que Logroño. Siempre que salgas de viaje tienes que llevarte comida porque probablemente estarás lejos de cualquier ciudad o pueblo, sobre todo en la isla sur, donde solo viven un millón de personas. Afortunadamente el camping donde nos alojamos vendía pasta y tomate … nuestra comida para los próximos dos días.

En los alrededores de Wharariki Beach hay un camino de unas 4 horas, precioso. Nuestro primer hiking in New Zealand. Lo mejor es ver las fotos para haceros una idea del paisaje.

Abel Tasman Great Walk

En NZ hay 9 grandes recorridos, como su nombre indica. Realmente hay cientos de ellos puesto que es el país del montañismo y senderismo pero estos 9 destacan por su belleza, accesibilidad y supongo, que porque es muy conveniente para la industria turística publicitarlos y atraer más turistas. En Golden Bay se encuentra el más famoso de todos, el Abel Tasman, que recorre parte de la costa. Es el único en que puedes darte un baño en las numerosas playas o tumbarte a tomar el sol. La particularidad de estos caminos es que todos se encuentran en parques naturales donde no está permitido ir con el coche, ni hay bares, ni restaurantes ni nada de nada. Duermes en cabañas dispuestas cada 13 km más o menos y así vas haciendo el camino de principio a fin. Tienes que llevar tu propia comida y saco de dormir. En estas cabañas te proveen de agua potable y, a veces, un pequeño hornillo para cocinar. Eso es todo, ni internet, ni teléfono, ni cervezas… nada de nada, solo la naturaleza y tu.. Nueva Zelanda es así!!

Decidimos hacer el camino en 5 días, sin prisas, y fue una decisión acertada. Para mi parte del encanto de este recorrido está en las cabañas, en disfrutar sin prisas de sus vistas al mar, viendo como sube la marea durante horas. Cada uno de los días descubrimos rincones preciosos, increíbles a veces. Solo puedo enseñaros algunas fotos y deciros que no hacen justicia a la realidad….

Un abrazo de dos patos mareados.

 

 

 

 

 

Anuncios

3 Respuestas a “Llegada a Nueva Zelanda; Wellington y Abel Tasman

  1. Hola pareja, es maravilloso leer y volver hacerlo varias veces vuestros relatos.
    Es maravilloso imaginarse los lugares que recoreis. ¡¡¡¡¡¡¡¡QUE ENVIDIA!!!!!!
    Es maravilloso leer las vivencias que teneis con la gente, ver las fotos que publicais,las andanzas que correis,las historias que vivís. En fin , todo un aprendizaje para la vida.
    Pareja, no tengo la suerte de conoceros , pero pensando en esos DOS PATOS MAREADOS me pregunto que si quiero conoceros no es necesario preguntaros los que pensais sino tan solo leer lo que escribís y saber lo que amais, y como eso lo tengo claro , que la naturaleza la adorais no me pregunto mas.
    Ante vosotros me quito el sombrero. Me encanta admirar a la gente, motivos hay miles. Los teneis integros y coherentes, es fundamental que haya gente como vosotros, que son un verdadero ejemplo, sin proponérselo. Leo que las mejores decisiones las tomais con cabeza y corazón.
    Leo las historias que vivís con amigos que jamas habéis conocido, es una bendición conocer a muchos así, que te contagian sus ganas de dar, de disfrutar con las alegrias de otros.
    Pareja, es maravilloso leer vuestros escritos tan sencillos y humildes, estas crónicas que seguramente no sois conscientes del bien que hacen a los que os las leemos, estas crónicas que valen un mundo y que no os dais cuenta.
    Es admirable vuestro viaje, os animo a que descubrais nuevos caminos
    Me pregunto , mientras comento vuestra crónica ¿ Qué os hace poneros diariamente de pie? Despues de seguiros vuestras rutas la respuesta no dudo de ella. La ganas, saber que las calles están puestas esperando vuestros pasos. La improvisación, esos momentos que no sabeis de donde salen ni con quien vais a compartirlos, pero que os dejan buen sabor de boca.Las conversaciones , los bares sin horarios y las copas con nuevos amigos,…….

    Ojalá “ PATOS MAREADOS” podais quitaros el sombrero a diario y se descubran ante vosotros , vuestros seguidores. Que siempre encontréis la razón para salir a la calle, y comeros el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s